He tenido la suerte de pertenecer al grupo de fotógrafos que trabajó en el mundo de la fotografía profesional análoga y vivió y absorbió de manera natural el cambio radical producido por la avalancha tecnológica que comenzó a mediados de los 90´s con la llegada de la digitalización de las imágenes.

Como comenté anteriormente nací en Orense, España. A los pocos años mi familia se trasladó a caracas Venezuela, país donde me crie y me formé como fotógrafo.
Con 17 años, luego de trabajar como dibujante en un estudio de diseño de escenografía y producciones audiovisuales conocí a Jorge García Crasto quien acababa de llegar de cursar estudios de fotografía publicitaria en el Instituto de Fotografía de Boston y buscaba un ayudante para abrir AFCA. Fue una época prolífica en cuanto a la cantidad y calidad de las producciones. Pasábamos semanas enteras fotografiando automóviles (Fiat, Ford, Renault, Jeep, etc.) en estudio y localizaciones, otro día un catálogo de moda en una playa paradisíaca, retratos editoriales de grupos empresariales, barcos, edificios, bodegones de alimentación, o jornadas enteras en el cuarto oscuro haciendo ampliaciones en blanco y negro. Esos años trascurrieron entre cámaras analógicas de formato medio Hasselblad, cajas de Kodachrome, Ektachrome, Fuji Provia y Velvia, Polaroid 545, complicados descentramientos con cámaras de gran formato Sinar, fotocolorimetros, fotómetros Gossen y Minolta y muchas, muchas pesadas maletas repletas de trípodes, generadores y flashes Speedotron y BronColor.
Conceptos como la exposición y su compensación, temperatura de color o distancia hiperfocal eran decisivos para lograr una buena fotografía final ya que las técnicas de postproducción eran muy limitadas.
Aquellos años aparte de mi trabajo en publicidad fotografiaba diversas bandas de Rock & Roll en Venezuela: Sentimiento Muerto, Desorden Público, Seguridad Nacional, Zapato 3, La Mano Negra, Caramelos de Cianuro, Soda Stereo, Fito Páez, Charly García son algunos de los artistas que fotografié en directo o en estudio para las portadas de sus discos. El tiempo extra lo dedicaba a estudiar historia del arte, diseño gráfico, dibujo publicitario y aerografía.

A principios de 1990 llegaron al estudio los primeros equipos digitales; scanner Nikon, Ordenador Apple Quadra 700 y ¡el primer Photoshop V1.0!. Eran equipos que solucionaban algunos temas de postproducción y sobre todo de diseño gráfico pero aun estaban muy lejos de de suplantar la calidad de de la fotografía analógica.

En el año 1991 emprendo mi carrera como fotógrafo profesional, abro un estudio con mi Walter Otto captando como clientes, la cadena de supermercados CADA, el Ministerio de relaciones Exteriores, Banco Consolidado, Banco Banesco, Banco Exterior, Loreal, etc.
A Finales de 1993 decido marcharme a los Estados Unidos. Allí tuve la oportunidad de trabajar de ayudante de de fotógrafos en Pittsburgh, Minneapolis, Chicago y San Francisco. Fue en esta última ciudad donde tuve el primer contacto con la fotografía digital “cargando las maletas” de dos fotógrafos de la Universidad de California que durante varios días experimentaban por la ciudad con una cámara digital de gran formato. Fueron 6 meses de aprendizaje intensivo, mucho retrato editorial en grandes empresas y despachos de ejecutivos y sobre todo bodegones de productos en estudio.

A mediados de 1994 mi amigo Víctor Salas (DEP), escultor cinético venezolano, es invitado por la Organización de Estados Americanos a realizar una gran exposición en Buenos Aires, Argentina. Me llama y me contrata para hacer el seguimiento y realizar un libro sobre su obra. Aprovecho mi estancia en Buenos Aires y trabajo para diversas agencias de publicidad como Leo Burnett y Rubén Maril BBDO, diario La Nación y artistas plásticos de la talla de Rogelio Polesello, Gyula Kosice, Eduardo Mc Entyre entre otros.
En 1995 fui invitado a participar en las Segundas Jornadas de Fotografía del Foto Club de Buenos Aires, importante institución de la que luego formé parte como profesor de fotografía publicitaria.

En 1997 llego a Barcelona y abro un pequeño estudio en el emblemático barrio de Gracia.

Allí, consciente del futuro de la fotografía va de la mano de Internet en comienzo el diseño de mi primer web site que abro ese mismo año.
Comenzaba el boom del ladrillo así que pronto recibí los primeros encargos fotográficos de estudios de arquitectura, constructoras y revistas de interiorismo. Trabajos para Grupo RBA, Constructora Vallehermoso, Editorial Océano, etc.

En 1998 tuve la oportunidad de trabajar con una de las primeras cámaras digitales comerciales, la Kodak DCS. Un Armatoste de 1,2 Mpx conectado mediante un cable de puerto paralelo a un ordenador de sobremesa… Una tecnología con resultados decepcionantes así que seguí un tiempo más disparando con mis cámaras de formato medio y 4×5 pulgadas.
En el año 2000 abrí un estudio más grande en el distrito tecnológico 22@ Poble Nou, Barcelona. A través de internet diversos clientes solicitaron mis servicios; Securitas, Eulen, JCDecaux, Outokumpu, Vueling Airlines, T Motors automóviles, catálogos de moda y ropa industrial SASATEX, motos Distrimoto, fotografía gastronómica para supermercados Caprabo, Gaft Holding, RBA, Trades, Grupo Balfegó, Montagud Editores. Trabajé para la revista Confitería Española y fui el creador del estilo de imagen fotográfica de la Revista Apicius donde realice infinidad fotografías de reconocidos chefs como Ferran Adrià del restaurante El Bulli, Juan María Arzak del restaurante Arzak , Andoni Luis Aduriz del restaurante Mugaritz, Heston Blumenthal del restaurante Fat Duck, Michelle Bras del restaurante Bras, Massimo Botura del restaurante Osteria Francescana entre muchos otros.

En 2004 entro ya de lleno en el mundo digital. Primero para catálogos de moda con equipos Canon EOS 20D y ya en 2005 con la llegada de la primera Canon de la serie EOS 5D y respaldos Phase One que permitían obtener archivos digital de gran calidad.

Así hasta el presente. Hoy Continuo en constante actualización ampliando mi trabajo a las áreas de fotografía 360º Google, diseño gráfico y desarrollo de web sites y redes sociales a través de mi estudio y la empresa www.23unlimited.com

Un saludo.

Carlos Rondón